Para estimular el punto G se requiere de algunas posiciones sexuales especiales, de esta forma la mujer puede aumentar su placer y llegar fácilmente al orgasmo. 

Lograr un orgasmo vaginal no es fácil, esto se debe a que la posición de la vagina y del útero varían de una mujer a otra, incluso pueden variar en una misma mujer a lo largo del ciclo menstrual, por este motivo no existe ciencia exacta para estimular el punto G, aún con todas las posturas sexuales que existen, muy pocas permiten estimular el punto G de la mujer.  

Sin embargo, la posición el coito a tergo conocida como «el perrito» es la que mejor facilita el contacto con la pared anterior de la vagina, estimulando así el punto G y sin duda, con una buena comunicación, la penetración precisa y energía correcta las mujeres podemos llegar al orgasmo. Se dice que esta posición es la preferida de los hombres, porque les permite llevar las riendas y ver a sus parejas desde otro punto de vista. Mientras que para la mujer también suele ser placentera debido a que permite una excelente estimulación de las paredes frontales de la vagina.

Otra de las posiciones más recomendadas es la posición donde la mujer se encuentra arriba del hombre. Prueba esta posición primero porque te permitirá controlar la profundidad y el ángulo de penetración. Puedes inclinarte hacia atrás sobre los muslos del hombre, apoyándote con tus brazos. También puedes realizar esta posición dándole la espalda e inclinarte hacia su abdomen y pecho. Al inclinarte, logras variar el ángulo de penetración y lo diriges hacia la pared frontal de tu vagina que es donde se encuentra el punto G. Recuerda mantener la penetración superficial, es decir, a unos cinco centímetros de la entrada de tu vagina.

Posiciones sexuales para estimular el punto G femenino

Es fundamental mantener una vida sexual fresca y emocionante en todas sus formas. Ese es el secreto de una vida sexual satisfactoria. Encontrar y estimular el punto G es indispensable para proporcionar orgasmos placenteros.