Las nuevas normas en torno a la compra de celulares emitidas por el ministro del interior tienen como objetivo identificar a los extorsionadores.

Con el objetivo de detener las extorsiones que ya se han puesto muy de moda en nuestro país, se han establecido una serie de medidas para regular el uso de celulares que incluye un “apagón telefónico”, así lo anunció el ministro del interior, José Pérez Guadalupe.

Recuerda que a partir de este domingo 7 de junio, para comprar un celular no solo será necesario presentar el DNI sino que también se requerirá estar identificados con equipos biométricos dactilares implementados por las empresas operadoras. 

“Es una obligación de las compañías. Y en aquellos lugares de provincias alejadas donde no se pueda realizar este tipo de proceso tecnológico, existe una identificación no biométrica que consiste en el cruce de información del comprador con la base de datos de la Reniec”, señaló el ministro.

Estas medidas serán tomadas por el posterior “apagón telefónico” en el que todos los equipos que no estén identificados serán desactivados. Esto busca lograr la identidad plena del poseedor de la línea telefónica y así detectar rápidamente a los extorsionadores. 

Por otro lado, también se ha establecido un límite de 10 equipos celulares por persona. 

Según el alto funcionario, estas disposiciones buscan lograr la identidad plena del poseedor de una línea telefónica móvil y detectar rápidamente a extorsionadores. “Se acabaron aquellas compras de 100 o 200 celulares por personas que ni siquiera sabían que lo tenían a su nombre”, indicó Pérez Guadalupe.

Asimismo, se plantea también establecer que las empresas de telefonía móvil colaboren con la policía en la ubicación, dentro de las 24 horas, de los números telefónicos desde los cuales se realicen las extorsiones.